Hablemos de creatividad e innovación

Gerente de One to One Marketing S.A.S

Cuando descubrí que lo que realmente me apasionaba en la vida era la publicidad, pensé que era demasiado tarde. Estaba en séptimo semestre de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Jorge Tadeo Lozano cuando se me ocurrió ver una electiva relacionada con el tema…

Se llamaba Elementos de Publicidad. Mi profesor, el inconfundible Alvarito Delgado. El horario, de 3 a 5 de la tarde los lunes y viernes… La hora más odiada por todos, sin embargo, mi particular interés que afloró desde la primera clase me hacía ir con total disposición y emoción al salón y hasta leer con esmero libracos gordos como el Libro Rojo de la Publicidad. En ese momento puse a mi papá a que me fotocopiara todo el libro de la Biblioteca y me lo mandara a empastar y a labrar con letricas doradas. Fue tal la “birria” que hasta llevaba una agenda en la que anotaba experiencias que consideraba simpáticas acerca de las empresas y su gestión de publicidad y marketing.

Print

 

Recuerdo una muy particular… Álvaro nos contaba que un día, los empresarios de Bayer, estaban reunidos para discutir estrategias acerca de cómo hacer crecer las ventas del hoy producto bandera del laboratorio: Alka Seltzer. Según él los directivos con balances y estadísticas en mano “botaban corriente” para encontrarle una solución al problema, hasta que, en una de las entradas de la señora de los tintos a la sala de juntas ésta pidió excusas para entrometerse en la conversación y simplemente dijo: “Eso es muy sencillo. Simplemente pongan en los comerciales un vaso al que le caigan dos Alka Seltzer y no uno solo”.

alca

www.bobvila.com

 

Cuenta la leyenda que los directivos le hicieron caso a la señora, hablaron con su agencia de publicidad y palabras más, palabras menos introdujeron lo que dijo en los comerciales, y que esto hizo que ¡el producto doblara y hasta casi triplicara sus ventas!

Traigo esta historia a colación porque luego de nuestra campaña de lanzamiento no me queda más que decir que las buenas ideas para hacer crecer un negocio, abrir mercados o diseñar una contundente campaña de comunicaciones en una empresa no necesariamente deben ser las más rebuscadas y extrañas, de hecho casi siempre parten de situaciones sencillas que acontecen día a día, pero que olvidamos o no vemos por los afanes propios de nuestra existencia que nos ciegan e impiden ver lo no obvio dentro de lo obvio. Pero eso sí, materializarlas requiere un alto grado de creatividad e innovación, y para eso estamos los profesionales en el área.

Una buena idea fue tan simple como pensar que para doblar las ventas de Alka Seltzer sólo había que meterle en la cabeza a los consumidores que para acabar con sus molestias estomacales debía tomar no una, sino dos pastillas del medicamento, y lograr que esto se posicionara en sus mentes. Hoy, la realidad nos demuestra que fue así, que el mensaje surtió efecto. Todo el mundo compra dos Alka Seltzer y lo hace aún más efectivo echándole unas cuantas goticas de limón. En este punto vale la pena aclarar que aún no sé si esta historia es cierta, realmente le he dado el voto de confianza a la historia de Alvarito y prefiero pensar que así fue… De lo contrario se me derrumbaría el castillo que comencé a construir luego de ella…

Esta es una invitación a romper esquemas, a ver más allá de nuestras narices, y como ya dije, descubrir lo no obvio dentro de lo obvio. Hay que reflexionar acerca de la globalización, los avances tecnológicos y el momento clave en el que nos encontramos, momento en el que las Redes Sociales y las Tecnologías de Información cobran cada vez más importancia y corren a la velocidad de la luz, por lo cual hay que estar preparados para correr más rápido que los cambios o por lo menos a “cabalgar” a la misma velocidad de ellos, y sobre todo, adaptarnos al entorno.

Hoy en día me queda aún más claro que las empresas que triunfan son aquellas que ven en la innovación la clave del éxito. Anteriormente era positivo ir “con la manada”, hoy hay que ser diferente, tener agilidad mental, aprender, y desaprender supuestos que la sociedad nos hace dar por hecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *